Emily Dickinson
Espacio Hudson Editorial 
Colección Traducciones

¿A qué se debe el equívoco protagonismo de una poeta que llegó a afirmar "Qé aburrido-ser-alguien!"?
Quizá al recelo disfrazado de admiración que provocan los cultivadores del anonimato en una época de nombres y apellidos artísticos, de celosa propiedad intelectual, de marquesinas y encabezados a ocho columnas, de trending topics y hashtags.
La literatura moderna y contemporánea ha sido particularmente pródiga en dichos cultivadores. Sin embargo, Dickinson entraña una especial complejidad: no dejó de escribir, como Arthur Rimbaud o Juan Rulfo, ni cosechó la fama inmediata (e indeseable para él) de J. D. Salinger. Lo que Dickinson prefirió no hacer -parafraseando a Bartleby, el escribiente de Melville patrono de la renuncia creativa- fue publicar. 
De ahí que en su obra no se observen fracturas, sino una impecable coherencia interior. Del primer al último poema, Dickinson jamás pensó en títulos, secciones o conjuntos, sino en las células numeradas de un organismo vivo. A su muerte dejó cuarenta volúmenes manuscritos como un diario sin fechas redactado en verso. 

Soy nadie

$800
Soy nadie $800
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Donde viven los libros SÓLO con coordinación previa comunicarse con libreria@dondevivenloslibros o al +54 9 11 5780-5652

    Gratis

Emily Dickinson
Espacio Hudson Editorial 
Colección Traducciones

¿A qué se debe el equívoco protagonismo de una poeta que llegó a afirmar "Qé aburrido-ser-alguien!"?
Quizá al recelo disfrazado de admiración que provocan los cultivadores del anonimato en una época de nombres y apellidos artísticos, de celosa propiedad intelectual, de marquesinas y encabezados a ocho columnas, de trending topics y hashtags.
La literatura moderna y contemporánea ha sido particularmente pródiga en dichos cultivadores. Sin embargo, Dickinson entraña una especial complejidad: no dejó de escribir, como Arthur Rimbaud o Juan Rulfo, ni cosechó la fama inmediata (e indeseable para él) de J. D. Salinger. Lo que Dickinson prefirió no hacer -parafraseando a Bartleby, el escribiente de Melville patrono de la renuncia creativa- fue publicar. 
De ahí que en su obra no se observen fracturas, sino una impecable coherencia interior. Del primer al último poema, Dickinson jamás pensó en títulos, secciones o conjuntos, sino en las células numeradas de un organismo vivo. A su muerte dejó cuarenta volúmenes manuscritos como un diario sin fechas redactado en verso.