Romeo nunca está contento - comprar online

Texto e ilustraciones de Hiroko Ohmori 

Adriana Hidalgo Pípala

64pag
ISBN: 978-987-1556-13-7

El personaje de este libro es Romeo, un hurón blanco. Es un poco malhumorado, orgulloso, algo mentiroso, engreído y bruto. Por supuesto, todas estas características hacen que le cueste mantener a sus amigos cerca. En este primer libro, Romeo lee en el horóscopo (¡también es supersticioso!) que tendrá un día de suerte, que debe salir a deslumbrar a sus amigos. Él lo hace, pero sólo se tropezará con sus propios defectos –que hace que sus amigos huyan de él, o simplemente no le presten demasiada atención. Pero luego llega Rosa, su vecina, que siempre sabe qué decir en el momento indicado. Y ella, con pocas palabras, demuestra con sutileza que los defectos de Romeo sólo son el resultado de sus inseguridades... Hiroko Ohmori, la autora e ilustradora de este libro acompaña el día de Romeo con una secuencia de imágenes delicadas y originales, como si hubieran sido hechas con acuarelas. Los bordes de las imágenes no necesariamente se respetan, y dentro de la armonía de los colores pasteles, hay un cierto movimiento que incomoda, como si las actitudes egoístas u orgullosas de Romeo empujaran el pincel más allá de los bordes de cada dibujo y le impidieran ser prolijo y perfecto. Al fin y al cabo, ¿quién es perfecto?

Romeo nunca está contento
$290,00
Cantidad
Romeo nunca está contento $290,00

Texto e ilustraciones de Hiroko Ohmori 

Adriana Hidalgo Pípala

64pag
ISBN: 978-987-1556-13-7

El personaje de este libro es Romeo, un hurón blanco. Es un poco malhumorado, orgulloso, algo mentiroso, engreído y bruto. Por supuesto, todas estas características hacen que le cueste mantener a sus amigos cerca. En este primer libro, Romeo lee en el horóscopo (¡también es supersticioso!) que tendrá un día de suerte, que debe salir a deslumbrar a sus amigos. Él lo hace, pero sólo se tropezará con sus propios defectos –que hace que sus amigos huyan de él, o simplemente no le presten demasiada atención. Pero luego llega Rosa, su vecina, que siempre sabe qué decir en el momento indicado. Y ella, con pocas palabras, demuestra con sutileza que los defectos de Romeo sólo son el resultado de sus inseguridades... Hiroko Ohmori, la autora e ilustradora de este libro acompaña el día de Romeo con una secuencia de imágenes delicadas y originales, como si hubieran sido hechas con acuarelas. Los bordes de las imágenes no necesariamente se respetan, y dentro de la armonía de los colores pasteles, hay un cierto movimiento que incomoda, como si las actitudes egoístas u orgullosas de Romeo empujaran el pincel más allá de los bordes de cada dibujo y le impidieran ser prolijo y perfecto. Al fin y al cabo, ¿quién es perfecto?