Autor: Henri Bergson

Ediciones Godot

ISBN: 978-987-4086-03-7

"¿Qué significa la risa?¿Qué hay en el fondo de lo risible?¿Qué puntos en común encontraríamos entre la mueca de un payaso, un juego de palabras, un enredo de vodevil, una escena de fina comedia? ¿Qué destilación nos dará la esencia, siempre la misma, a la que tantos y tan variados productos le deben su indiscreto olor o su delicado perfume? Nuestra excusa, al decidirnos a afrontar nosotros también el problema, es que no intentaremos encerra la fantasía cómica en una definición. Vemos en ella, ante todo, algo vivo. Señalemos aohra, como un síntoma no menos digno de observación, la insensibilidad que suele acompañar a la risa. Parece que la comicidad solo puede producir su estremecimiento cayendo en una superficie de alma bien tranquila, bien llana. La indiferencia es su entorno natural. El mayor enemigo de la risa es la emoción. No quiero decir que no podamos reírnos de una persona que nos inspire piedad, por ejemplo, o incluso ternura: pero por unos instantes olvidaremos dicha ternura, acallaremos dicha piedad. En una sociedad de inteligencias puras es probable que ya no se llorase, pero tal vez se seguiría riendo."

Henri Bergson

La risa. Ensayo sobre el significado de la comicidad

$430,00
Sin stock
La risa. Ensayo sobre el significado de la comicidad $430,00

Autor: Henri Bergson

Ediciones Godot

ISBN: 978-987-4086-03-7

"¿Qué significa la risa?¿Qué hay en el fondo de lo risible?¿Qué puntos en común encontraríamos entre la mueca de un payaso, un juego de palabras, un enredo de vodevil, una escena de fina comedia? ¿Qué destilación nos dará la esencia, siempre la misma, a la que tantos y tan variados productos le deben su indiscreto olor o su delicado perfume? Nuestra excusa, al decidirnos a afrontar nosotros también el problema, es que no intentaremos encerra la fantasía cómica en una definición. Vemos en ella, ante todo, algo vivo. Señalemos aohra, como un síntoma no menos digno de observación, la insensibilidad que suele acompañar a la risa. Parece que la comicidad solo puede producir su estremecimiento cayendo en una superficie de alma bien tranquila, bien llana. La indiferencia es su entorno natural. El mayor enemigo de la risa es la emoción. No quiero decir que no podamos reírnos de una persona que nos inspire piedad, por ejemplo, o incluso ternura: pero por unos instantes olvidaremos dicha ternura, acallaremos dicha piedad. En una sociedad de inteligencias puras es probable que ya no se llorase, pero tal vez se seguiría riendo."

Henri Bergson